18 Secretos para tener una dieta saludable

Los alimentos procesados han perdido un gran porcentaje de los nutrientes y de las ventajas de un alimento fresco e integral. El objetivo de una buena nutrición es proporcionar al cuerpo la cantidad exacta de todo lo que necesita para mantenerse en equilibrio.

El hombre de hoy come con la vista, en exceso y apresuradamente, unido a la mala calidad de los alimentos, cada vez más industrializados y saturados de ingredientes extraños, a menudo tóxicos por eso se recomienda tener en cuenta los siguientes secretos para tener una dieta saludable:

18 secretos para tener una dieta saludable

  1. Una alimentación sana, aire fresco, y sol; dice un antiguo y sabio proverbio: donde entra el sol, el médico no entra. La acción de los rayos solares sobre la piel nos ofrece una mayor resistencia a las infecciones. El sol acelera la circulación sanguínea, la cual, supone una mayor oxigenación de la sangre y una perfecta eliminación del anhídrido carbónico. El sol tomado con moderación está recomendado a las personas deprimidas y neurasténicas, abre el apetito y mejora las funciones digestivas. Los rayos solares tienen un efecto analgésico, transforman la pro-vitamina D que se halla en nuestro tejido cutáneo, en vitamina D- antiraquítica.
  2. El agua limpia es fuente de Vida, La hidroterapia, o aplicación externa del agua. actúa eficazmente sobre la piel, el aparato “circulatorio y el sistema nervioso. La ausencia de estrés, estar alegres, ha ejercicios y mantener una actitud positiva ante la vida nos hará juveniles y activos.
  3. Las personas que comen alimentos naturales cultivados en suelo fértil no están expuestas a las enfermedades del corazón.
  4. El exceso en las comidas, unidas a la masticación deficiente, abre las puertas a una serie de enfermedades.
  5. Es importante comer despacio y masticar bien para que la saliva se-mezcle debidamente con el alimento y los jugos digestivos entren en acción».
  6. La alimentación puede obstaculizar o favorecer los mecanismos naturales que poseemos para curar las enfermedades y una alimentación natural es capaz de retrasar considerablemente el deterioro orgánico. Al cambiar la alimentación nuestro sentido del gusto estará desarrollándose más y el cerebro aprenderá a degustar nuevos sabores. La alimentación natural en forma cruda o cocida proporciona al organismo las sustancias necesarias para elaborar buena sangre y contrarrestar las enfermedades.
  7. Si comernos al tiempo comidas dulces y saladas o frutas y legumbres (incluidas las verduras) se produce fermentación en el estómago.
  8. Una importante recomendación; leer las etiquetas de los envases, paquetes y latas antes de comprar, así poco a poco tomaremos conciencia de lo que estamos introduciendo a nuestro organismo ya que todo lo que ingerimos por la boca repercute directa e indirectamente sobre nuestra salud.
  9. Los alimentos integrales son mucho más saludables que los procesados.
  10. La principal condición para una alimentación sana es la adecuada elección de alimentos naturales.
  11. Miel para endulzarPara endulzar sus alimentos no abusar del azúcar refinada; usar principalmente la miel, que es glucosa, (o azúcar natural) que es fabricada por la naturaleza, nutre el cerebro y los músculos. Para los niños no es el mejor alimento de desarrollo. También se puede usar panela y melaza.
  12. En toda comida debe figurar un  plato crudo.
  13. Las ensaladas son básicas, además pueden servirse como primer plato, esto mejora el apetito y favorece la digestión y evitan la sed durante la comida.
  14. No cocer demasiado las verduras, su cocimiento debe hacerse a fuego lento y sin exceso de agua para evitar que pierdan las propiedades.
  15. La hora de comer es una ceremonia, comer en paz, sin disgustos coléricos o sentimentales es recomendable para evita trastornos digestivos.
  16. Evitar los alimentos que tengan aditivos químicos como colorantes, preservativos, saborizantes y el agua carbonatada de los refrescos.
  17. Minimizar el uso de las combinaciones entre los alimentos y sobretodo evitar las incorrectas. Minimizar el consumo de alimentos pesados como grasas, especialmente si son de origen animal, carne, huevos y queso.
  18. Ingerir un 80% de alimentos como frutas y sus jugos, vegetales crudos y sus jugos, vegetales cocidos, semillas como la almendra y el ajonjoli.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *